Destino Hong Kong

Noticias,podcast, guías y curiosidades de la ex colonia Británica. Hong Kong es una ciudad única en el mundo.  

Crónica de las primeras protestas tras la aprobación de la ley de seguridad nacional en Hong Kong

Ayer 1 de julio, día de conmemoración del 23 aniversario de la devolución de Hong Kong a China por parte del Reino Unido, miles de personas salieron a las calles, para mostrar su rechazo a la recién impuesta ley de seguridad nacional. Las fuerzas de seguridad se emplearon a fondo usando cañones de agua, balas pimienta y gases lacrimógenos. Un agente fue apuñalado en el brazo y hubo más de 300 detenidos, algunos acusados de infringir la nueva ley de seguridad.

Foto: Terraforming Media

Terraforming Media estuvo en Causeway Bay informando en directo en twitter desde las 2 de la tarde. A nuestra llegada ya pudimos observar la cantidad de policía desplegada desde Central, pasando por Admiralty, Wan Chai y Causeway Bay. La marcha estaba prevista a las 14 horas hora local aunque la policía de Hong Kong empezó con los arrestos antes. En su cuenta de Twitter anunciaban que habían detenido a una persona por portar carteles pro independencia y añadían que será acusado con la nueva ley de seguridad nacional.

Foto: Terraforming Media

A pesar de las restricciones por el coronavirus, la prohibición de la policía y la nueva ley de seguridad en vigor, miles de personas desafiaron a la autoridad y marcharon de forma pacifica por Hennesy Road. La marcha no pudo transcurrir con normalidad pues las fuerzas de seguridad acordonaron las arterias principales. Esto hizo que la multitud se dispersara en pequeños grupos, haciendo más peligrosa la situación.

Foto: Terraforming Media

En nuestro caso nada más llegar ya fuimos rociados con los cañones de agua. Esta agua es peligrosa no solo porque es lanzada a presión sino porque contiene un componente químico que te irrita la piel, los ojos y te dificulta la respiración. Por suerte pudimos protegernos sobre un coche aparcado, pero a pesar de llevar gafas y máscara de protección, notamos los efectos. En este vídeo se puede ver en detalle lo sucedido.

Fueron varios los periodistas que sufrieron los efectos de los cañones del agua. La asociación de periodistas de Hong Kong ha condenado estos ataques a la libertad de prensa.

Más tarde, pudimos observar a la policía disparar balas pimienta contra algún manifestante. No pudimos ver el motivo del uso de dicha arma.

Si que es cierto que algún manifestante más radical vandalizó algún comercio e incluso puso barricadas en la carretera. La policía hizo uso de gases lacrimógenos en esta ocasión.

En otra zona en la que no estuvimos, un policía en solitario intentó detener a un manifestante, pero se vio rodeado por una multitud que intentó evitar la detención. Una persona aprovechó la situación para apuñar en el brazo al agente.  Horas más tarde un sospechoso con el apuñalamiento fue detenido en el aeropuerto cuando intentaba escapar a Londres.  En este vídeo se puede ver lo sucedido.

A media tarde intentamos ir a Wan Chai para ver como estaba la situación por allí, pero nos cruzamos con un escuadrón de policías que nos obligaron a marchar hacia Causeway Bay.

Cuando logramos ir a Wan Chai nos encontramos con barricadas en la carretera, clavos para pinchar ruedas de los vehículos y ladrillos arrancados de las aceras. Algo que sucedió en numerosas ocasiones en las protestas del año pasado.  Por los callejones se sucedían carreras entre algunos manifestantes y policías. El habitual juego del gato y del ratón que suele terminar con detenidos.

Foto: Terraforming Media

La protesta continuó hasta entrada la noche y terminó con más de 300 detenidos. Fuimos testigos de algunas detenciones y puede que más de uno se enfrente a penas de varios años de cárcel si le aplican la nueva ley de seguridad.

Es una incógnita que pasará el resto del verano.  Por un lado, siguen las restricciones por el coronavirus con un límite máximo de 50 personas y por otro lado ya está en vigor la ley de seguridad nacional. Habrá que ver si produce el efecto esperado por el gobierno local y de Pekín, y las protestas cesan. Lo cierto es que a pesar de lo ocurrido ayer y en un par de protestas, la mayoría han transcurrido sin mayores incidentes.  También es verdad, que de momento no se ha autorizado ninguna manifestación, algo que no sucedió el año pasado cuando 2 millones de personas salieron a las calles a protestar por la ley de extradición. 

Si el gobierno de Carrie Lam decide algún día retirar la restricción de grupos y autorizar alguna manifestación puede que veamos algo parecido al año pasado. De momento parece muy complicado que la cosa cambie. El gobierno quiere una ciudad tranquila y hará todo lo posible para alargar ciertas medidas por el coronavirus. En cuanto a la ley de seguridad, no prohíbe las manifestaciones, aunque dependiendo del objetivo y motivo de la protesta, esta puede entrar dentro de la ley y por lo tanto ser prohibida.

Aparte de las protestas, habrá que ver la reacción de algunos hongkoneses. Varios países como Taiwán, Reino Unido o Australia están anunciando facilidades para ofrecer asilo y visados. Puede que veamos un éxodo los próximos meses de ciudadanos a estos países, aunque China ya ha advertido que no va a permitir que otros países den visados a los hongkoneses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad