Destino Hong Kong

Noticias,podcast, guías y curiosidades de la ex colonia Británica. Hong Kong es una ciudad única en el mundo.  

El fin de las libertades básicas en Hong Kong

Tras 10 días desde la puesta en vigor de la ley de seguridad nacional para Hong Kong, ya nos podemos hacer una idea del futuro que les espera a la ciudad.

La Constitución de Hong Kong (Ley básica) estipula en su artículo 23 que la ciudad tiene la potestad y obligación de dotarse de una legislación de seguridad nacional. Esto no ha ocurrido por diferentes motivos desde la devolución a China por parte del Reino Unido en 1997.  Desde junio del 2019 se han sucedido diversas protestas que ya hemos explicado en diferentes artículos de Destino Hong Kong. Parte de estas protestas pedían la independencia de Hong Kong y se sospechaba que países como Estados Unidos han estado involucrados en pagar parte de la campaña de las protestas. Si bien la mayoría de las protestas han sido pacíficas, otras han acabado con enfrentamientos entre la policía y manifestantes, con heridos y una ciudad en recesión. El coronavirus ha impedido que la ciudad se recupere este 2020 y también ha sido una de las causas de que las protestas hayan disminuido significativamente.

A modo de venganza el partido comunista Chino anuncia en mayo que va a promulgar una ley de seguridad nacional, pillando por sorpresa al gobierno de Hong Kong, que no esperaba este movimiento. El 30 de junio a las 11 de la noche entraba en vigor la ley. Ya hemos hablado en detalle aquí de los artículos más importantes.

Desde la aprobación de la ley se han sucedido numeras reacciones:

  • Canadá y Australia suspenden el tratado de extradición con Hong Kong
  • Australia no recomienda viajar a Hong Kong y pide a los nacionales que residan en la ciudad que se piensen 2 veces seguir allí si están preocupados por la nueva ley
  • Estados Unidos anuncia represalias a China y deja de considerar a Hong Kong región autónoma
  • Reino Unido ofrece facilidades de visa y ciudadanía a los Hongkoneses con pasaporte británico especial.
  • Facebook, Whatsapp, Zoom, Telegram y otras apps anuncian que no aceptaran peticiones de datos personales por parte de la policía de Hong Kong.
  • Tik Tok anuncia que deja de funcionar en Hong Kong
  • Demosistō, el Partido politico del famoso activista Joshua Wong se disuelve.
  •  Nathan Law, uno de los fundadores del partido anuncia que se ha ido de Hong Kong para promover la democracia en la ciudad desde el extranjero.
  • Joshua Wong decide presentarse de manera independiente a las elecciones al parlamento del 6 de septiembre
  • Diversos columnistas anuncian que dejarán de escribir en los periódicos

Del lado del gobierno de Hong Kong y Pekín no han perdido el tiempo y han nombrado a los encargados de los diversos departamentos de la oficina y policía especial de seguridad nacional, así como a los jueces y al director de enlace con Pekín. La oficina estará provisionalmente en el hotel Metropark. 

En cuanto a la aplicación de la ley, en principio son los jueces los que deben crear jurisprudencia con sus sentencias, algo que de momento no ha ocurrido, pero el gobierno ya ha empezado con una política del miedo insinuando lo que puede ser legal o no. Por ejemplo, el lema “Liberad a Hong Kong, la revolución de nuestro tiempo” dicen que es contrario a la ley de seguridad nacional.  Libros publicados en el pasado, serán revisados en librerías y colegios algo que va en contra de la retroactividad de la ley. El himno “Gloria a Hong Kong” se considera algo político y no podrá ser cantado en las escuelas, también se está pidiendo que el debate político sea prohibido de los colegios.

No solo la libertad de expresión está en peligro sino también la libertad de prensa, algo que desde Terraforming Media condenamos, ya que Hong Kong ha sido hasta ahora una zona donde se podía ejercer este derecho con normalidad.  El club de corresponsales extranjeros ha escrito varias cartas a la jefa del ejecutivo Carrie Lam, pare que especifique los puntos menos claros de la ley con relación a la libertad de prensa. De momento lo único que ha dicho Carrie Lam es que, si los periodistas aseguramos al 100% no cometer ninguno de los 4 delitos de la ley de seguridad nacional, ella no irá contra la prensa.

Esto deja en el limbo que se puede escribir y que no se puede escribir. Desde el comité de seguridad nacional aseguran que pueden pedir a las publicaciones que retiren un contenido bajo amenaza de multa o cárcel.  No olvidemos que la ley tiene alcance internacional, por lo que no solo los periodistas con sede en Hong Kong pueden ser procesados, sino cualquier periodista o persona en el extranjero.

La libertad de manifestación también parece que va a estar limitada. Por ejemplo, el lunes 6 hubo el habitual “lunch with you”, una protesta a la hora del almuerzo en un centro comercial donde media docena de manifestantes cantan y gritan unos slogans. (5 demandas ni una menos, Democracia para Hong Kong, etc). Pues bien, esta pacífica protesta ha ocurrido sin incidentes la mayoría de las veces, pero esta vez la policía entró, disolvió la protesta y retuvo a varios de los organizadores. En Terraforming Media pudimos entrevistar a uno de ellos.

Los manifestantes tienen que usar mensajes en clave para poder evitar la censura de la nueva ley. Hemos visto en la última protesta a varias personas incluso portando folios en blanco.

Un policía intentando descrifar el código

Desde ahora la policía puede entrar en propiedades sin autorización judicial, confiscar pasaportes o chequear móviles y ordenadores. Pueden pedir a los operadores de internet que bloqueen servicios o que den datos.  Algunos procesados pueden ser juzgados y condenados en China.  

Carrie Lam aseguró que las libertades básicas de Hong Kong no se verían comprometidas con esta ley, pero estamos viendo que no es así. No estamos hablando de un caso de poner una bomba o quemar un establecimiento. Estamos hablando de que los periodistas tienen que auto censurarse, cualquier protesta puede ser acusada de ir en contra del gobierno y por lo tanto subversión o terrorismo y que libros, documentales pueden ser prohibidos de la ciudad.  Libertades básicas cercenadas al igual que ocurre en China continental.  El lema de 1 país 2 sistemas no se cumple si Hong Kong se convierte en otra ciudad China. Obviamente a Pekín le interesa que la excolonia británica siga siendo un centro financiero independiente, pero aparte del dinero y los negocios, les importan muy poco las libertades básicas.

Eso no sorprende viniendo de Pekín, pero si del gobierno de Carrie Lam que demuestran que no tienen autoridad y que ya ni Xi Jinping confía en ellos para poner orden. Y es un hecho confirmado por la propia Carrie Lam de que no pudieron acceder a todo el borrador de la ley de seguridad nacional hasta que estuvo promulgada.  Incluso hubo críticas de ex miembros de gobierno a Pekín de no haber enseñado el borrador antes de votarlo.

En el mejor de los casos Hong Kong puede convertirse en una especie de Singapur, una ciudad segura, pero sin alma y artificial donde nadie levanta la voz contra el gobierno, donde no hay protestas. En el peor de los casos, apenas habrá diferencia de vivir en Hong Kong que en ShenZhen.   

Desde Terraforming Media seguiremos contando lo que ocurre en  Hong Kong mientras nos dejen y condenaremos los ataques a las libertades vengan de donde vengan. Nuestro corresponsal @Trikar está en twitter actualizando constantemente.

Terraforming Media es un proyecto de información digital independiente. Para mejorar y crecer necesitamos tu apoyo. Si lo deseas puedes hacer una donación en nuestro Patreon o mediante Bitcoin y otras criptomonedas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad