Santoña. Crónica de un confinamiento anunciado

Hoy miércoles 2 de septiembre de 2020, el consejero de sanidad del gobierno de Cantabria ha decretado un confinamiento a la villa marinera de Santoña. Con un incremento de casos superior a la media nacional, hay hoy 61 casos activos, aunque seguro que serán más a lo largo de esta semana. Algo que por desgracia se veía venir desde mediados del verano.

He pasado el mes de agosto entero en Santoña y voy a relatar lo que he visto desde que puse el pie en el aeropuerto de Bilbao.

A mediados de julio viajo desde Hong Kong a Bilbao con conexión en Frankfurt. A la llegada al aeropuerto vasco, presento la hoja con el cuestionario de sanidad, paso el control de la cámara térmica y 3 médicos que se encargaban del control visual, no me hacen ni caso, llegando finalmente a recoger mi maleta. Puede que ese control visual sea solo mirarte los ojos de lejos (llevaba mascarilla) y con eso ya saben si puedes estar enfermo. La cuestión es que me dio la impresión de que podría encontrarme mal tras casi 30 horas sin dormir, pero no me dijeron nada.

Aunque no tenía obligación, decidí hacer auto cuarentena en la casa de mis padres de Bilbao antes de irme a Santoña donde se encontraba mi familia. La segunda semana tenía cita con el médico para hacerme una analítica y le digo que me añada la del covid.  Los resultados salen negativos y pongo rumbo a Santoña.

Ya sabía que ese verano iba a ser diferente. No tenía intención de salir por la noche, ni ir de bares, ni hacer ronda, ni barbacoas ni meterme en aglomeraciones.

Santoña es un pueblo de 11.000 habitantes y en verano puede duplicar su población. Este verano puede que la haya triplicado. Más gente que nunca, sobre todo del País Vasco y Madrid. Los atractivos turísticos de la villa son las playas, monte, la bahía, las anchoas y más de 100 bares. Es uno de los pueblos de España con más bares por m2 por habitante del país. Debido a la pandemia del coronavirus, las terrazas se han expandido por todas las calles. Algunos bares en vez de separar las mesas han ocupado más sitio poniendo más mesas y sillas.

A pesar de estar al aire libre, hay terrazas en las que apenas tienes separación no solo con los de tu mesa, sino con las de tu alrededor. Si consumes te quitas la mascarilla. Es un riesgo menor que estar dentro del bar pero riesgo al fin de al cabo. ¿Y dentro de los bares? Pues no me he paseado mucho por el pueblo, pero cuando lo he hecho a ciertas horas si me he fijado para comprobar si había gente. La mayoría tenían poca gente, los clientes entraban a pedir, aunque si vi en casi todos a gente dentro sin mascarilla junta y conversando. Los pocos días que ha hecho mal tiempo si que he visto grupos de hasta 20 personas en un par de bares. Al menos 2 bares han cerrado porque han tenido casos del coronavirus, ya sea personal o clientela.

En la playa tampoco se puede decir que no había riesgo. A la de Berria no he ido porque sabía que había mucha gente y la de San Martín la tenía a 300 metros de casa. También sin coche este verano me he movido muy poco. Mi rutina era ir pronto a la mañana solo o con mi familia a esta playa antes de que hubiera gente. Bañarnos, sentarnos en un banco separados con la mascarilla tomando el sol y charlando y vuelta para casa.  He visto de todo. Grupos de varias personas juntas sin mascarilla, o gente sola o parejas guardando las distancias. Los chavales son los que menos cuidado han tenido, jugando en el agua unos con otros, tirándose agua, saltando, etc.  Muchos llevaban la mascarilla en el codo o debajo de la barbilla.

Los adultos tampoco han dado buen ejemplo. Si es cierto que la inmensa mayoría llevaba mascarilla, pero otros la llevaban debajo de la nariz o en la barbilla si es que no la llevaban directamente.

En el monte de Santoña hay un faro llamado del Caballo que para acceder a el hay que bajar más de 700 escaleras por una ruta peligrosa y estrecha. Un par de veces que estuve navegando pude acercarme a las inmediaciones desde el mar y poder comprobar como eso parecía una romería. Decenas de personas juntas subiendo y bajando las escaleras, otros juntos tirándose al agua. No solo no se guardaban las distancias de seguridad, sino que hemos tenido que lamentar accidentes y un fallecido, este debido a un infarto.

El faro del caballo a tope de gente

El ayuntamiento de Santoña dice que nada pueden hacer porque la competencia es de Puertos de Cantabria.  Estas aglomeraciones y accidentes llevan ocurriendo varios años, y este 2020 era especialmente peligroso con el añadido de la pandemia. Nada se ha hecho por parte de las administraciones. El partido Regionalista Cántabro que está gobernando en coalición con el PSOE y tienen la concejalía de medio ambiente en el ayto no han podido mediar con Revilla, el presidente de Cantabria para que cerraran el acceso o regularan el acceso. Suspenso tanto para el gobierno regional como el local.

Concierto de los Ronceros en la plaza en mitad de agosto

Otro despropósito del ayuntamiento de Santoña ha sido el organizar eventos durante todo el mes de agosto. Hemos tenido conciertos, teatros, cine, opera. Una locura que sus organizadores han defendido a capa y espada argumentando que estos eventos al aire libre cumplían las normas de seguridad porque se daba gel y se separan las sillas.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es insensatossss-604x1024.jpeg

¿A quién se le ocurre crear un riesgo y gasto innecesario? Un pueblo lleno de turistas, en medio de una pandemia que ha dejado miles de muertos y solo se te ocurre poner en riesgo a los espectadores, a los que limpian las sillas y a los artistas en el escenario. Uno de los conciertos fue suspendido in extremis ante el aumento de casos y la presión de los vecinos en redes sociales. Pero eso no evitó que se siguieran celebrando en otro emplazamiento.

Por el lado de la prevención, apenas se ha hecho nada por parte de las administraciones. Se han puesto un par de carteles en las playas, unas pegatinas escondidas en los bancos del paseo marítimo para indicar que se camine dejando el banco a la izquierda y poco más. Sin efectivos de la policía municipal, las irresponsabilidades de los ciudadanos han sido en muchas ocasiones consentidas con botellones nocturnos, solo algunos disueltos por la policía y con el pueblo con más gente que nunca, daba la sensación de que el confinamiento iba a llegar en cualquier momento. Otros pueblos vecinos han tomado medidas para regular las aglomeraciones como por ejemplo el de Laredo.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es laredooor-478x1024.jpeg

En twitter he estado reportando el aumento de casos y las irresponsabilidades que veía. El partido local Santoñeses ha avisado varias veces en los plenos y redes sociales para que se tomen medidas, pero el Ayuntamiento ha hecho muy poco, eso sumado a la irresponsabilidad de algunas personas, mayores y jóvenes, han hecho que Santoña termine en confinamiento con la vuelta al trabajo y al cole encima de la mesa.

 Mientras aquí en Hong Kong donde me hicieron la prueba en el aeropuerto hace 3 días y a pesar de dar negativo, tengo que estar en cuarentena 2 semanas con un brazalete y una app que no para de sonar cada 2 x 3.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad