Transformación Digital

Podcast y reportajes sobre tecnología e innovación para empresas

Hong Kong se abre a los bancos virtuales. Probamos Mox

Hong Kong tiene fama entre otras cosas por ser un centro financiero. Cientos de bancos de todo el mundo tienen una oficina en la ciudad. Lo que no es tan famoso es el lento proceso para crearse una cuenta bancaria, especialmente si esta cuenta es para una empresa.

Lo primero que tienes que hacer es pedir una cita en la sucursal. Allí tendrás que presentar varios papeles. Tu visa, contrato de trabajo, prueba de tu domicilio y otras cosas más. En el caso de que la cuenta sea para una empresa, la cantidad de papeles a presentar es mayor. Hay que añadir que tienes que presentar un plan de negocio, fondos que vas a meter en la cuenta, etc. En los dos casos hacen un estudio de viabilidad y si todo está correcto te abrirán la cuenta. Normalmente en el mejor de los casos, conlleva más de una visita a la sucursal. En el peor de los casos es que te la denieguen o que te tarden en autorizarla.  La sensación es que a pesar de lo espectacular de los edificios, la modernidad de  las sucursales y de los cajeros automáticos, el proceso sigue siendo el mismo de hace siglos.

Una vez creada la cuenta puedes operar con tu smartphone pero el proceso inicial seguía siendo presencial. Eso ha cambiado y por fin algunos bancos han creado los llamados Neo bancos o bancos virtuales. En Europa tenemos el ejemplo de Revolut y a nivel internacional puede que Transferwise sea el más famoso. Los 2 te permiten crear una cuenta bancaria desde tu smartphone sin tener que pisar una sucursal.

Hong Kong ha tardado en modernizarse en ese aspecto, pero en los últimos meses por fin podemos celebrar la llegada de los bancos virtuales. Algunos de ellos son:

En este artículo me voy a centrar en MOX, el banco virtual de Standard Chartered. Justo esta semana ha salido la versión abierta de la plataforma tras estar solo disponible para betatesters y con invitación. El proceso de apertura de la cuenta me llevó no más de 5 minutos y lo hice en el autobús de camino a casa

Lo primero que hice es bajarme la app y ver los requerimientos para abrir la cuenta: Hong Kong ID, ser mayor de 18 años y tener una dirección postal. Todo OK por mi parte. Seguidamente solo tienes que poner tu nombre completo, dirección y escanear los 2 lados de tu documento de identidad. Por último una foto (no vale subir una, tiene que ser con la cámara en ese momento). Esperas unos segundos mientras la magia ocurre en los servidores y voilá, tu cuenta está aprobada. En unos días recibiré la tarjeta de crédito en mi casa, pero si ingreso algo de dinero ya puedo usarla virtualmente.

En cuanto a los beneficios que te dan, 1% de cashback si pagas con Google o Apple pay y hasta un 5% de cashback si pagas en los establecimientos asociados.

Lo principal para mi ha sido lo rápido y fácil que ha sido crearme la cuenta bancaria sin tener que perder el tiempo en una oficina. Supongo que con los otros el proceso será parecido.  Si probáis algún otro banco virtual de Hong Kong haced llegar vuestra experiencia en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad